domingo, 17 de junio de 2012

Transición a digital, ¿fácil o difícil? ¿Barato o caro?

En la primera entrada de este blog ferroviario comenté en un par de párrafos acerca del sistema de control digital, y retomandolo un poco, ¿qué es?.

En el sistema análogo tradicional, los rieles son alimentados por corriente alterna, es decir, positivo y negativo. Con el control podemos cambiar la polaridad en cada riel, y controlar la velocidad al aplicar más o menos corriente, entonces el motor de la locomotora girará en uno u otro sentido dependiendo de la tensión y polaridad que le apliquemos. Igual las luces, encenderán o no dependiendo si son bombillas o LEDS que reciben cierta polaridad.

Si en el sistema análogo quisiéramos poner en una misma vía dos trenes con movimiento independiente, sería algo imposible. Para eso se tendría qué recurrir a circuitos independientes dentro de la maqueta, debidamente aislados eléctricamente los unos de los otros, y tendríamos qué hacer, dependiendo de la complejidad de nuestra maqueta, un cableado quizás más o menos así:


Da miedo, ¿no?. 

En el sistema digital, los rieles manejan corriente alterna. Siempre están energizados (siempre que el transformador esté encendido, claro), y desde el centro de mando y control  se envían pequeños paquetes de información que le dicen a cada locomotora qué hacer, si acelerar, encender luces, activar sonidos, detenerse...y entonces aquí sí podemos manejar de manera independiente dos o más trenes en la misma vía, encender o apagar sus luces a voluntad, etc.

Esto puede ser tan sencillo como solo conectar los dos cables del sistema digital a los rieles. Pero para que las órdenes enviadas desde nuestro control a las locomotoras sean interpretadas, nuestro material rodante también deberá estar equipado con un elemento que traduzca esas órdenes, es decir, un decodificador por cada locomotora.

Los decodificadores son pequeños circuitos que van dentro de las locomotoras, y en el mercado puede que nos encontremos locomotoras con decodificadores ya instalados (llamadas DCC Equipped, o DCC On Board en el caso de Bachmann), o aquellas que si bien son análogas, pueden ser fácilmente convertidas a Digital (las llamadas DCC Ready). Pero material rodante más viejo no está de fábrica adaptado para instalarle tan fácilmente un decodificador, aunque en la mayoría de los casos me imagino que es posible hacer la adaptación.

Comparativo: a la izquierda, un ENORME decodificador Bachmann, el que vendí; más adecuado para HO; a la derecha, un Digitrax recomendado para escala N, que bien puede caber en una locomotora HO.

Hasta hace poco lo único que tenía para Digital (DCC) era un solo decodificador de la marca Bachmann; lo compré pensando que podría ir digitalizando poco a poco mi material rodante, pero hubo algo que no consideré: el tamaño. También existen decodificadores para ciertas escalas, HO y N, por ejemplo. Un decodificador que fue pensado para una locomotora HO difícilmente cabrá en una N. Pero al contrario, uno diseñado para N cabrá bastante bien en una HO.

¿Qué decidí hacer? Vender el decodificador a quien sí lo necesitara y ponerme a investigar más acerca del tema. Como esto del DCC es algo que ya había querido hacer desde hace tiempo, ahora que tuve algo de dinero y tiempo me quise dar la oportunidad (y el gusto) de comenzar, primero, a documentarme un poco más al respecto.


Encontré que, para mi caso, lo mejor era empezar por algo sencillo. Entonces decidí adquirir mi primera locomotora DCC Ready:


Se trata de una Fox Valley Models GEVO con esquema KCS de México, marcada precisamente DCC Ready. Antes de comprarla, decidí leer más sobre ella y menciona que trae un socket NEM normalizado, es un estándar europeo para el ferromodelismo digital, pero compatible con el DCC americano. Las especificaciones de la locomotora claramente indican un modelo en particular de decodificador el cual adquirí por medio de eBay y aun está en camino del correo postal.

Muchas locomotoras como este modelo en particular tienen la virtud de que ni siquiera es necesario desarmarlas o quitarles la carcasa para conectarles el decodificador; simplemente se les quita alguna partecita, en este caso, la rejilla trasera:




Que es donde podemos ver algunas conexiones y el circuito impreso, bajo el cual está el socket de 6 patas donde irá el decodificador. Cabe aclarar que no todos los sockets son iguales. Hay locomotoras que tienen uno de 8, y hasta 9 patas, porque los decodificadores que aceptan son de marcas distintas. Es por eso que recomiendo que, si nos vamos a comprar una locomotora DCC Ready, primero investiguemos qué decodificador se recomienda colocarle, y comprar el adecuado. Si compramos uno "equivocado", aun podremos adaptarlo pero será más trabajo. Claro que es aún más fácil comprar una locomotora que ya tenga un decodificador puesto.

¿Se puede poner decodificador a una locomotora viejita? Sí, solo que ahí en vez de enchufarlo a un socket previamente puesto por el fabricante, tendremos qué hacer un trabajo de cableado que es más delicado, pero antes de eso, encontrar espacio dentro de la locomotora para el decodificador; recordemos que las locomotoras pre-digitales, como es obvio, no tomaban en cuenta espacio para un decodificador. Es algo que aun no me animo a hacer, pero si lo llego a realizar, también lo postearé aquí. Pero sí, desde mi experiencia al menos, recomiendo comenzar con algo que ya tenga DCC o que por lo menos sea DCC Ready, o mejor aun, con un set de iniciación digital.

El decodificador que le voy a poner a mi locomotora es marca Digitrax; y tambien compré, por supuesto, un control digital de la misma marca, en particular, un modelo Zephyr Xtra.



En el video que puse en esta entrada, don Carlos Thompson nos mostraba el sistema EZ Command de Bachmann, que, aunque no lo he probado, lo considero bueno como inicio, pero limitado en algunas funciones a futuro como sonido, o manejo de un mayor número de locomotoras por ejemplo, o manejo de accesorios. Por supuesto, antes de comprarme mi control digital estuve leyendo un poco al respecto y la ventaja que tiene es que es expandible de acuerdo a los requerimientos de la maqueta, inclusive permite, con los accesorios adecuados, manejarla desde la computadora. El EZ Command de Bachmann maneja hasta 10 locomotoras a la vez, y el Zephyr hasta 20, pudiendo programar el número mismo de la locomotora en la pantalla del control, ah, esa es otra cosa: la pantalla luminosa, que permite ver el status de las locomotoras y las ordenes que se le envían.

En resumen, la forma en la que me estoy iniciando de lleno en el mundo del ferromodelismo digital es la siguiente:

-Decidí comprar material que al menos fuera ya de fábrica compatible con DCC, en este caso mi locomotora.

-Me documenté acerca de los requerimientos de decodificador para mi locomotora, es decir, el que mejor le viene, antes de comprarlo.

-Compré un sistema de control digital que puede ser expandido a futuro y que excede un poco mis requerimientos iniciales

Y lo que recomiendo, para que pudiera ser más sencillo, sobre todo si alguien apenas se inicia en el ferromodelismo y no tiene nada de material rodante pero sí las ganas y el dinero:

-Comprar un set de iniciación digital, el cual ya trae todo, material rodante, control, vías, etc, y puede crecer aun más a futuro.

-En futuras adquisiciones de material rodante (locomotoras en este caso), comprar de preferencia DCC Equipped para evitarse el instalar un decodificador

-En el caso de comprar material marcado como DCC Ready, investigar primero qué decodificador le viene mejor y comprar ese modelo en específico. Así será más fácil.

¿Que si es caro? Más que lo análogo, quizás, sí. Lo he resentido más ya que hasta la fecha solo compraba material casi que usado, tengo muy poco nuevo. Pero hay qué tomar en cuenta que todo lo DCC está mucho más barato ahora que hace 10 años, y más miniaturizado. Hay locomotoras DCC Ready que cuestan lo mismo que cualquier análoga. Si nos organizamos bien, podremos incluso manejar un financiamiento a corto plazo para, quizás, unas dos o tres veces al año adquirir un poco más de material digital. Puede que la inversión inicial sea fuerte (alrededor de los 200 dólares), pero es en algo no perecedero que lo pagamos en dos meses y nos puede durar muchos años.Si vamos austeramente quizás solo nos gastemos unos 100 dólares al año, y al cabo de 10 años notaremos el crecimiento de nuestro material rodante (sí, este hobby es de paciencia).

Conforme vaya pasando el tiempo, si le "agarramos la onda", podremos incluso digitalizar locomotoras análogas con electrónica muy básica, adaptar decodificadores distintos a locomotoras DCC Ready y añadir incluso funciones como sonido y luces de diferente tipo a nuestras locomotoras. Pero ese es un punto al que aún no he llegado, y muchos otros ferromodelistas sí, están por todo internet...

Otras entradas