miércoles, 12 de octubre de 2011

Envejecido, "weathering" de material rodante (1)

Después del tutorial anterior me dieron ganas de usar mi nueva cabina de pintura, y decidí hacerlo para algo sencillo: envejecer material rodante.

Cabe aclarar que no soy una autoridad o un experto en el tema, pero algo sé, y que además hay mucha información al respecto de técnicas para darle un poco más de realismo a nuestro roster. Ya he envejecido antes algunos vagones, pero siempre me había preguntado qué otro tipo de técnicas podría aplicar, y es cierto que hay varias.

Para empezar, la primera víctima: un vagón Life-Like que se ve muy, demasiado, "plasticoso"; más en vivo, se nota que es de plástico además de no estar tan bien hechecito que digamos, por eso lo elegí, para mostrar cómo podemos mejorar algo quizás no tan bueno.

 No es el mejor, pero echando a perder se aprende, jajajaja

Lo único que hice, para empezar, fue prepara un "filtro"; como ví en Panzernet, un filtro es una pintura muy diluida, que se puede aplicar con pincel o mejor aún con aerógrafo, y le da una capa de color muy tenue al color base que le da efectos tales como de desgaste, o suciedad. Preparé una mezcla de pintura blanca con solvente, en este caso, 1 parte de pintura (tamiya blanco mate) por 4 de solvente (alcohol desnaturalizado).

En este caso, quise recrear el efecto del sol al "comerse" el color, o la pintura, que se va blanqueando, sobre todo en las partes donde más le da el sol, en el caso de un vagón, generalmente en el techo. Y como la poquita pintura que preparé me sobró, decidí de una vez comenzar el envejecimiento de otros dos vagones.






Y ya empiezan a verse diferente los pequeños vagones de plástico...


El aspecto cambia bastante, pero aún no termino. Este "filtro" blanco sirve también para los siguientes pasos en el envejecimiento. Si un vagón tiene colores oscuros (como los de este ejemplo) el "blanqueamiento" permite que luzcan más efectos como "lavados" y pincel seco, simulaciones de óxido, desconchones de pintura, manchas de agua que con el tiempo escurre y deja su marca, graffitti, etc.

 Y una vista general de la cabina pa que vean cómo se pueden acomodar (de momento) varias cosas...

Una vez terminado todo esto, se puede poner la tapa a la cabina y proteger así nuestro material mientras se seca la pintura, y evitar que le caiga polvo y cosas por el estilo. Al ser pintura acrílica hay qué darle aunque sea unas 24 horas para secar totalmente (más tiempo si la temperatura ambiente es fría o si hay mucha humedad en el aire); esto "por si las moscas" y que no tengamos sorpresas desagradables si se nos ocurre aplicar lavados sin haber sellado esto con barniz transparente.

Esta es la primera parte, espero pronto hacer la segunda; lo que seguiría me imagino que podría ser sellar los vagones con barniz transparente y luego aplicar el "lavado" para resaltar los huecos. Luego quizás aerografiar óxido, y después, bueno, ya irán saliendo otras cosas.

Otras entradas